Las compañías ya han comenzado a ver beneficios verdaderos de valorar la huella de carbono de sus negocios. Antes que nada, la huella de carbono identifica los verdaderos responsables de las emisiones de GEI de la organización, con lo cual a menudo se encuentran algunas sorpresas. Esto por lo tanto permite definir mejores objetivos, más efectivas políticas de reducción de emisiones e iniciativas de ahorros de costo mejor dirigidas y más efectivas, producto de un mejor conocimiento de los puntos críticos para la reducción de emisiones, que pueden o no pueden ser de responsabilidad directa de la compañía.